Publicado en Flores, plantas y árboles

Descubriendo plantas y árboles (LXXXIII) Hierba carmín

Antiguamente se utilizaban sus bayas ​​para producir un colorante que servía para teñir las prendas de color carmín, de ahí el origen de su nombre común.

Llama la atención el proceso de crecimiento de la hierba carmín. El año pasado tuve ocasión de seguir con fotos su desarrollo en plena Sierra de Gata (Cáceres), donde estaba muy extendida.

Va tomando el color carmín al que debe su nombre

Advertencias y efectos secundarios

Todas las partes de la planta de la hierba de carmín se consideran tóxicas. Las semillas son altamente tóxicas y las bayas llegan a ser muy peligrosas cuando llegan a alcanzar la madurez.

La ingestión por vía oral de alguna parte de la planta, puede causar náuseas, vómitos, calambres de estómago, diarrea, dolor abdominal, somnolencia, debilidad, hipertensión, insuficiencia respiratoria, taquicardias, espasmos, convulsiones y en casos muy graves puede provocar la muerte de la persona.  

Yo tengo más fotos pero ya no me queda espacio para colgarlas.

Dejo enlace a esta página de Montehermoso (Cáceres)

http://montehermosonatural.blogspot.com/2016/08/hierba-carmin-phytolacca-americana.html

Otros enlaces de interés en relación con su uso tintóreo

http://www.plantasyhongos.es/herbarium/htm/Phytolacca_americana.htm

http://pintura-telurica.blogspot.com/2015/12/blog-post.html

MªÁngeles Pozuelo

Publicado en Flores, plantas y árboles

Confinadas

Así pasan los semilleros el confinamiento. Algunos esquejes como los tagetes gigantes, también llamado clavel chino, de la imagen destacada, ya están pidiendo a gritos trasladarlos al suelo.

Espero que la planta no sufra demasiado y podamos tener flores como estas.

https://www.almanac.com/plant/marigolds

Es tiempo de semilleros
MªÁngeles Pozuelo
Publicado en Flores, plantas y árboles

Descubriendo plantas y árboles (LXXXI) Cornejo

Se trata de un árbol caducifolio originario del este de Norteamérica, concretamente de Maine, Kansas, Florida, Texas e Illinois. También encontramos una población en México oriental (Nuevo León y Veracruz). Su nombre científico es Cornus florida, pero se le conoce como cornejo florido o sanguiñuelo. Alcanza una altura de hasta 10 metros, algo para lo que puede tardar 20-25 años siempre y cuando las condiciones de cultivo sean las adecuadas.

La copa es ancha, y está formada por hojas opuestas, simples, ovales con puntas agudas, de 6-13cm de largo por 4-6cm de ancho, con el margen dentado (apenas es visible esta característica). Las flores se agrupan en inflorescencias con forma de umbela densa de color blanco o rosado. El fruto es una drupa de 10-15mm de largo por 8mm de ancho que madura a finales del verano.

https://www.jardineriaon.com/cornejo-florido.html

La foto que encabeza esta entrada fue tomada el pasado verano en Santoña (Cantabria) en el Parque del Palacio.

MªÁngeles Pozuelo

Publicado en Flores, plantas y árboles

Etnobotánica

Me he enganchado a la etnobotánica a raíz de leer curiosidades y usos de las plantas silvestres como en el caso de la Anchusa azúrea (foto que encabeza la entrada). Cada vez me resulta más interesante el conocimiento de nuestros antepasados sobre el uso tradicional de las plantas y su incorporación a la cocina.

De ella ya había hablado en “Creciendo entre Flores”

https://creciendoentreflores.wordpress.com/2018/05/18/descubriendo-plantas-y-arboles-v-anchusa-azurea/

La Anchusa azúrea se desarrolla como mala hierba en campos de cultivo de secano, mieses, viñas, etc.

Los brotes tiernos de primavera son utilizados como recurso alimenticio. Se consumen directamente guisados. En Sierra Mágina (Jaén) se consumían las raíces consideradas como un manjar. Se limpian bien de tierra, se pelan y se cortan longitudinalmente. Después se cuecen con agua y sal hasta que estén los suficientemente tiernas, se escurren, se rebozan en harina y huevo y se fríen.

En lo que a las flores se refiere, contienen una diminuta gota de néctar. Esas flores se consumían por los niños a modo de golosinas, de ahí su otro nombre “Chupamieles”(“Guía Etnobotánica de los alimentos locales recolectados en la provincia de Albacete”).

La contribución de la etnobotánica

Desde el nacimiento de la etnobotánica como disciplina académica, los investigadores han señalado los múltiples beneficios que puede reportar el conocimiento ecológico de las sociedades tradicionales que han explotado el bosque, la agricultura y la ganadería para reforzar la protección de las áreas naturales y la mejora de la calidad de vida de los habitantes locales. Cada vez hay un consenso más general sobre la importancia del papel que las comunidades locales tienen que representar en cualquier proyecto que quiera desvelar los secretos del bosque, evaluarlos económicamente y conservarlos.

La reflexión global sobre la biodiversidad ha llevado indefectiblemente a considerar los conocimientos tradicionales sobre las plantas, corpus básico de la etnobotánica, como una parte indisoluble de esta disciplina, como ha sido reconocido sobradamente en el Convenio sobre la Biodiversidad. Además, estos conocimientos etnobotánicos pueden y deben ser usados para conseguir un desarrollo sostenible compatible con la conservación de la diversidad biológica.

En la sociedad actual, acelerada y frenética, las personas apenas tienen tiempo para reflexionar sobre el origen de los recursos que se utilizan en la vida cotidiana. A tal extremo llega esta situación que en el mundo urbano hay una parte importante de la población que no conoce más allá de las estanterías de los supermercados y comercios, incluso llegan a sorprenderse cuando descubren que las patatas hay que sacarlas de bajo tierra o que hay que sacrificar los animales de los que procede la carne que comemos. Ni que decir tiene que el conocimiento de que buena parte de los medicamentos proceden o están inspirados en compuestos presentes en las plantas silvestres es casi nulo.

«Las personas apenas tienen tiempo para reflexionar sobre el origen de los recursos que se utilizan en la vida cotidiana. En el mundo urbano una parte importante de la población no conoce más allá de las estanterías de los supermercados»

«Prácticamente todas nuestras actividades hacen uso de productos de la biodiversidad silvestre o cultivada. Dos terceras partes de la humanidad dependen de las plantas como principal fuente de medicinas»

https://metode.es/revistas-metode/monograficos/protegiendo-la-biodiversidad.html

MªÁngeles Pozuelo

Publicado en Flores, plantas y árboles

Otra vez la Buganvilla

Aunque ya había dedicado algunas entradas a la Sierra de Gata, en las que la buganvilla estaba presente, me es difícil no enamorarme de la belleza de las plantas y dejarme embelesar por algunas espectaculares como esta buganvilla en la Sierra de Gata.

https://vivirentreflores.wordpress.com/2019/06/28/viajando-sin-ir-muy-lejos-cxxxiii-por-la-sierra-de-gata-iii-explosion-de-color/

La foto fue tomada el pasado año en la localidad cacereña de Acebo.

También en Asturias

https://vivirentreflores.wordpress.com/2018/11/08/viajando-sin-ir-muy-lejos-cx-una-escapada-de-otono-a-liebana-y-asturias/

MªÁngeles Pozuelo