Publicado en Lecturas

Qué de cuentos (XXXV) Margarita, Margarota

En mi otro blog, “Creciendo entre Flores”, ya había dedicado una entrada a un cuento en el que la margarita era la protagonista

https://creciendoentreflores.wordpress.com/2017/10/02/que-de-cuentos-vii-margarita/

Hoy cuelgo aquí otra bella historia sobre la diversidad con la misma flor como protagonista.

Margarita y Margarota eran dos florecillas hermanitas que crecieron juntas en una floristería. Margarota, nació sin tres de sus pétalos y por eso le llamaron Marga-Rota, su hermana siempre la apoyaba y le animaba, pero ella estaba muy triste, porque pensaba que nadie la elegiría para ir al baile de fin de curso, que se celebraba cada año en el Instituto.

Su hermana le decía “Todo es posible Margarota”, no te desesperes, nos veremos en el baile. Pero el baile llegó y comenzaron a comprar todas las flores, menos a Margarota, que como era la última, la dependienta se la regalo al último chico, pero al cruzar la esquina decidió tirarla a la basura por su escasez de pétalos.
 
Entonces apareció Mauro un joven triste y desolado, que se sentó en el banco justo donde estaba la papelera en la que se encontraba Margarota.
 
No podré ir al baile decía, porque no tengo una flor para regalar, entonces escuchó una voz que le decía, todo es posible, si me aceptas iré contigo al baile -dijo Margarota.
 
Porque no iba aceptar-dijo Mauro, ¿acaso no ves lo fea que soy, dijo Margarota?. No puedo ver tengo ceguera, dijo él.
 
Entonces Margarota le dijo- podría mentirte y acompañarte pero no sería justo, tengo escasos pétalos y dicen que soy fea.
 
¿Cuál es el problema? -dijo Mauro-, serás fea pero hueles fenomenal, puedo olerte a kilómetros, seguro que eres más hermosa de lo que dices, ser diferentes es lo que nos hace únicos, todos tenemos nuestros defectos y virtudes, seguro que no tienes muchos pétalos, pero apuesto a que tienes la esencia más grata del universo. Además, Carlota tiene ceguera como yo y justo buscaba una flor como tú, ¿sabes por qué?, no podremos verte pero si olerte y te aseguro que vas a encantarle a Carlota.
 
Los dos llenos de felicidad se presentaron en el baile, cuando Carlota sintió el olor de Margarota sonrió tanto que solo pudo decir, mi hermana Carolina recibió hoy una flor que le susurró : Todo es posible, házselo llegar a mi hermana Margarota, la quiero mucho.

Gracias, Jennifer, por compartir.

 

MªÁngeles Pozuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s